disfraz d preso

Has dicho que estoy muy bien informado. Quía. Yo he dicho que estallara la revolución, no que triunfará. La situación política es extremadamente complicada; no tiene nada de particular que cunda la inquietud y la duda entre quienes han de decidir el futuro de España. Limítese a decirle que el Velázquez es falso y en consecuencia no vale nada. Ungido en aceites tropicales y saboreando uvas playeras el dios taíno anticipaba el momento en que las sedosas nubes, los inocentes pececillos, la cálida arena, los curiosos cocoteros se fundieran en su amor por ella. Frecuentábamos las cuevas de soldados viejos, aún atrincherados después de décadas y que no saben si la guerra en la cual participan todavía se sigue peleando. Allí se encuentra la mayor cantidad de asesinos, guardias civiles y soldados desertores. Difícilmente podía imaginarse un contraste mayor que el que había entre el inglés y el gitano. Al principio bailó con una señora mayor porque los hombres no bailan hasta que hayan pasado al menos tres canciones y Linda se moría por bailar el Barbaraso. Se movieron abrazados hasta el medio del patio midiendo bien sus pasos y sin salirse una vez del ritmo complicado que sobre el suelo dibujaban sus pies.

El Miguelón consideró todas las cosas que habíamos recobrado del satélite con una seriedad de profeta. Todo se le ocurrió al Miguelón después que recompusimos el aparato de discos compactos que rescatamos del satélite. Un hermoso semental derribaba a quienes querían montarlo: a su abuelo, al primo que siempre tendrá veintitrés años, a la ahogadita del tío Pepe, a tantos vivos ahora viejos. Versallescos jardines, arcádicos prados, una cascada, un riachuelo acentuaban su ansiedad de alimentar a tantos seres queridos que no veía quizás desde sus muertes. Condenado al fracaso queda su simulacro de rescate de la obra inédita de la caribeña que por tantos años lo ocupó hasta desbordarlo. Más bien escribió por miedo: no conocía sentimiento peor que el de culpa por no haberle hecho caso o no explorar hasta las últimas consecuencias a algún personaje. Compartió nuestra mesa y, mientras tomábamos turnos para velar su sueño, descansó plácido en nuestra mejor cama hasta la mañana siguiente.

En mitad de la mesa había un centro de plata grande, macizo y de muy delicada orfebrería; la vajilla y la cubertería también eran espléndidas. En mangas de camisa, sentados a las puertas de la comisar í a, fumaban en la escalinata con los restos de unas hamburguesas y patatas fritas ante s í . Hoy todo comenzaría a ser diferente, se dijo, mientras acababa de de ponerse la chaqueta sin restos de brusquedad. Respetar las normas, para ser respetados en la vida, y levantarse cuando nos caemos para seguir adelante. Misae sale a comprar y deja a Hiroshi encargado de cortarle las uñas a Himawari. El jefe de Hiroshi los visita pero Misae y Hiroshi se preocupan de que Shin chan haga de las suyas. Toqué las maracas, el güiro y hacía segunda voz, pero la idea no fue mía. Pálido de ira, Saint-Luc revisó apuntes, calculó efemérides, se embarcó en el velero español rumbo a las Indias, le pidió cuentas a Betances. Si Saint-Luc se detuvo a mirar su realidad fue sólo porque ella despertó. Mas no pudo terminar la promesa porque allá, disfraz de preso bebe en la bélle France apareció el cangrejo ella. Le prometió escribir sobre la caribeña cangrejo defendiendo con sus palancas su casa que es su cuerpo y su alma.

Contrariado, tuvo que aceptar que la hembra cangrejo escribía; lo había olvidado. Willie vio que el Detective intentaba disimular la risa. El hombre cerró la puerta al entrar y algo se tensó en el estómago de Willie. Sus caminos se habían cruzado por última vez en Chad, donde teóricamente luchaban en el mismo bando, pero Weis consideraba a Lynott un mal profesional, mono presa disfraz un ladrón y un hombre de moral laxa. Esa vez llegó ya entrada la noche y nos agasajó con una botella de licor de roca (exótica bebida de allende los mares según el Elvin, hombre versado en estos menesteres y caballero de la vieja escuela). Yo tocaba unas maracas que le cambié al Miguelón por cuatro botellas que desenterré una vez en el monte; Carlitos le sometía a la vihuela mientras Gely batía palmas y Elvin tocaba la tambora. El Miguelón nos compró casi todo. Miguelón le arrebata la tambora a Elvin y, el hombre, docto en estos menesteres, se ofrece a acompañar a la dama en la danza. Cual engendro de danza y poesía era guiada hacia la mansa playa de cristalinas aguas que en el crepúsculo le serviría de tálamo. Todo el mundo creía que se había retirado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *