muere el preso que intentaba huir disfrazado de su hija

Por un momento quedó de nuevo cegado, y esta vez no por sangre sino por una luz blanca. No recurro a usted en calidad de diplomático acreditado, sino en calidad de compatriota y de hombre capacitado para comprender la trascendencia del asunto. Camino de su casa, sorprendio a su mujer besandose con un hombre en el umbral de una casa, disfraz de preso naranja por cuyo portal desaparecieron abrazados. Antes de empezar a trasladar el contenido del armario a la maleta, sacó el sobre del bolsillo, se acercó a la ventana, abrió el sobre y desplegó una hoja de papel escrita con letra grande, educada, femenina. No es un secreto -siguió diciendo- que en estos tiempos de incertidumbre muchas familias están tratando de poner a salvo sus bienes, por si se ven obligadas a salir del país. Nada más natural. Pero precisamente en estos tiempos de incertidumbre nuestro Gobierno desea evitar pequeños roces por cuestiones de contrabando, usted ya me entiende.

Nada más salir, a su derecha, vieron aparecer a un joven por la esquina. Había tomado esta decisión de un modo precipitado e irreflexivo, pero el joven diplomático asintió como si ya contara con ella. Esta preocupación concierne de un modo especial a nuestra Embajada. No hace falta añadir la preocupación del Gobierno británico por el posible desarrollo de los acontecimientos, decoracion halloween casera en la medida en que podrían tener serias repercusiones a escala continental. Cógelo -dijo-. Te hará falta. No hace falta. Pedro Teacher es un marchante de arte en Londres. Entre nosotros no hace falta la verificación, naturalmente, pero la Embajada firmó un recibo y usted deberá contrafirmarlo. Usted vaya preparando la cuenta. Esta mañana al despertar me he dado cuenta que soy un “Dios”. Yo siempre decía que Paco era una persona normalita, pero algo obsesionada con los ordenadores y todos estos chismes modernos. Sospechaba que no lo era. Señor Parker, puedo darle mi palabra de caballero de que no estoy involucrado en ninguna operación de compraventa de objetos de arte en Madrid, y mucho menos en una compraventa ilegal de cuadros.

Confidencialmente le diré que hace un tiempo tuvimos noticias de que el señor Pedro Teacher, marchante de arte en Mayfair, como ya sabe, había estado mediando en… contactos… Nadie pone en duda la honorabilidad del señor Teacher, por supuesto. Y no sea tan susceptible ni tan impetuoso si no quiere ir contándole a todo el mundo lo que nadie debería oír. Tu mundo de los que, de las excusas. Shin-chan no quiere perderse el capítulo especial de Ultra Héroe por nada del mundo. Recuperado de su asombro, Anthony examinó el contenido de la cartera, comprobó que no faltaba nada y así se lo hizo saber al consejero. En el ordenador abrí su página web, aquella en la que un día la ví. Me pregunto cómo pudo pasar el día entero sin un penique. Luego le preguntó cómo habían llegado aquellos objetos a sus manos. El aire era frío; la gente se apresuraba por las calles con las manos en los bolsillos, la gorra calada y las solapas levantadas. Zutano, abogado excepcional, cogio aire y rebusco por las salas hasta encontrar un zapato.

Vale más que coja un taxi o el metro hasta la Puerta de Toledo. Mientras intercambiaban comentarios sobre el tiempo, regresó el funcionario y con acusadora frialdad, como si por culpa del recién llegado hubiera recibido una reprimenda, indicó a éste que le siguiera. Mientras hablaba rebuscaba en un cajón del escritorio. El mayordomo tardó veinte minutos en regresar a la puerta del palacete en un taxi. Cuando venga a casa no llame a la puerta de la entrada. Subió a la habitación, colocó la maleta sobre la cama y abrió la puerta del armario, dejando a la vista sus escasas pertenencias. Se hallaba frente a una ventana, pero hasta poco antes no veía nada a través del cristal y mantenía la mirada fija en su propio reflejo. Misae compra una mochila de Ultra-héroe a Shin chan y éste se pone tan contento que no para hasta estrenarla. También comparten un interés en mujeres jóvenes, muy jóvenes, o así fue hasta que la enfermedad de Leehagen empezó a pasarle factura. De todos modos, si por cualquier motivo decidiese permanecer en Madrid, le agradecería que me avisara. Por supuesto -dijo-, tal como están las cosas en España, no es prudente prolongar la estancia sin un motivo poderoso.

Por este imperioso motivo me permito escribirle. Vaya -exclamó Anthony-, nunca habría imaginado este desenlace. Todo me hace suponer, señor Whitelands, que usted conoce bien este país. Está bien -dijo Anthony Whitelands metiéndose la carta en el bolsillo-. Admirable. Por suerte, bien está lo que bien acaba, ¿ Que era importante. Eso ha dicho. No ha dicho su nombre ni nada de nada. El nombre consta en el recibo: Higinio Zamora Zamorano, pero las señas no. En el horizonte se perfilaban las cumbres nevadas de la Sierra de Guadarrama. Velo siguió intentando hacer las cuentas y fingir que le gustaba. Yo sólo sé que son mis amigos y están en un aprieto. Mientras esperamos a que llegue un fantasma para hacer un trabajo que podríamos haber hecho nosotros de balde, esos dos andan por ahí sueltos. Parece haber problemas pero el jefe los ayuda. Algo es algo: la última vez que nos vimos llevaba una merluza de mucho cuidado.

Aquí hay más información sobre decoracion halloween eche un vistazo a nuestra página web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *