peinados de disfraz de presas

Pensando,pensando en esta palabra quise imaginar un texto donde poderla encajar. Lord Bumblebee tomó la palabra. Sólo coincidimos en que el extranjero es alto, corpulento, rubio; y el auto, bien cuidado, disfraz superheroe casero con un brillo inmenso. En presencia del mecánico dos personajes amenazan con cabilla y piedras a un extranjero. Era un negro que hablaba mejor que la mayor parte de los blancos del pueblo. Picasso será siempre el mayor retratista del siglo. En los albores inquietantes del milenio, sin miedo, usar más y mejor nuestro idioma. Segundos antes el mecánico, sumergía la mitad del cuerpo en el interior de un auto; el extranjero, con evidente nerviosismo, sólo observaba. No lo hizo porque supuso que éste sería un nuevo cuento abortado, destinado a ser esqueleto sin cuerpo o cuerpo sin materia – tres o cuatro páginas brillantes que pronto comenzarían a perder lucidez. Preferí desviar mis reflexiones hacia la inmundicia apreciada en las páginas de otros escritores, nuestros contemporáneos.

Al emprenderlo, no lo niego, asumo otros riesgos: emular con un verbo superior al mío, y con alguien que ha obtenido numerosos reconocimientos en el mundo de las publicaciones. Dios mío, ¿qué he hecho? Virgen sin niño. Cuando decidiste cambiarte ese nombre tan de allá, por el de las muñecas que imitan la vida falsa me morí de la risa. Las veces que cogíamos botella para ir a Santa María y nos negábamos a montarnos en cualquier cosa que no fuera un LADA azul ministro. Y lo que hemos llorado porque, a fin de cuentas, estábamos solas y rodeadas de cosas buenas que a veces nos parecían inalcanzables. Lamenté mil veces no haberme marchado cuando tuve la ocasión, me dijo. El lobby de mármol y mil sirvientes lazarillos para conducirte, indicarte, adularte. Entre ese incidente y el enfrentamiento en el taller habían perdido a tres hombres. Saliste con ese paso grave con que llevan las heroínas elegantes los dolores de lujo.

Necesito contar, y de paso enmendar, la verdadera historia. Invoco a los grandes pecadores de la Historia y les pido clemencia para Barbie. Un vistazo rápido a los puestos de otros mercaderes le contaría la misma historia. Vogue como tú. Naciste para cambiarte de ropa y exhibirte, para pisar lenta o caprichosamente con tus piernas largas y que otros lidien con la pobreza que es tan aburrida y poco seductora. Cuando traté de arrastrarla al baño para echarle un poco de agua en la cara se resistió como una gata. Verla oficiar esta ceremonia es una fiesta pagana. Y era allí donde se celebraba la fiesta por el sexagésimo aniversario de Willie Brew. El apartamento de la señora Bondarchuk era de renta limitada. Oh, anhelada España, lugar de hidalgos y viejos molinos, desde tierras extrañas suspiro por volver a cruzar el umbral de la que fuera un dia mi casa. La policía llega al lugar del accidente y Shin chan interfiere.

Festival de Cine, aunque nosotras no las veíamos porque nos pasábamos todo el tiempo en la piscina del Nacional. El tiempo pasa. Casi me he quedado sola en el salón de espera. Recordé todas las travesuras que hicimos juntas. Y todo lo bueno que hemos compartido, y todo lo malo que hemos exorcizado juntas me parece un epitafio en tu lápida. Pedro: no nos van a atacar por lo que hagamos. —Cualquiera pensaría que lo lógico es evitar los jueguecitos, teniendo en cuenta lo peligroso de la situación. Pero no nos engañemos, la verdad es que el control de los estados sobre sus ciudadanos se está debilitando; si no controlamos la situación nos hundiremos en la anarquía ¡ Cuando me miro al espejo comprendo una verdad útil. Louis, vuelto hacia la ventanilla, observó pasar la ciudad como una exhalación. Corrí hacia ti. Eras de porcelana. Las lágrimas, fabricadas en segundos por el recuerdo, recorrieron angustiosamente el camino hacia los ojos, deteniéndose justo al borde del precipicio que separa la ternura de lo viril.

Ya no se usa la sombra en los ojos, los colores de labios son carmelitas y el pelo en tonos caobas. Debiste haberte lavado la cabeza -digo al ver su pelo pegado al cráneo-. Domina su pelo y su cara de puta lánguida. Ventura lo hab í a dejado sentado en un sill ó n mientras iba arriba a cerciorarse de que los Lowein estaban bien. Pero hiciste muy bien. No se ha entendido muy bien que, siendo la boda de su hijo, no escogiera un vestido largo para la misa y sí lo hiciera para el casamiento civil, disfraces en pareja originales con un llamativo atuendo amarillo que ha generado división de opiniones. La familia Nohara se aprieta el cinturón para llegar a final de mes con estrategias de ahorro que al final no salen bien. Los Nohara participan en un mercado. Página que en aquella oficina no creí oportuno contrariar ni aplaudir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *